Formación de formadores Práctica Reflexiva

Prácticas pedagógicas reflexivas aliadas de la educación inclusiva. 5 ideas clave.

Con Lucas Correa de DescLAB, conversamos sobre por qué transformar el quehacer de los maestros puede catalizar la educación inclusiva. Estas con las principales ideas que construimos.

La educación inclusiva es un proceso de transformación radical que busca que todos los estudiantes, sin excepción, puedan ESTAR + PARTICIPAR + PERTENECER + LOGRAR en condiciones de igualdad. Esto no sucede por muchas razones, entre ellas porque la escuela es rígida, porque prefiere a algunos estudiantes por encima de otros, porque está permeada de falsas ideas de calidad, entre muchas otras.

Esta transformación puede y debe tener lugar en múltiples dimensiones, en las CULTURAS, en las POLÍTICAS y en las PRÁCTICAS. Particularmente, las prácticas pedagógicas, el quehacer de los maestros es fundamental pues en una medida importante materializa la educación como un derecho y como un servicio público.

Con Lucas Correa de DescLAB, conversamos sobre por qué transformar el quehacer de los maestros puede catalizar la educación inclusiva. Estas con las principales ideas que construimos. Click aquí para ver el webinar completo.

Idea 1. ¿Qué es una práctica pedagógica reflexiva?

Se trata de las reflexiones producidas por el maestro sobre lo que hace, antes, durante y después de la acción.

Ningún maestro es un autómata. Todo lo contrario, la riqueza y la complejidad en medio de la cual se desarrolla la enseñanza, lo llevan a tomar muchas pequeñas decisiones de actuación para lo cual toma referencias de lo que sabe y lo que ha aprendido contextualmente. Pero aunque siempre “piense antes de actuar” decimos que una práctica pedagógica  es  reflexiva, cuando es una reflexión intencionada y sistemática sobre lo que se hace con el fin de mejorar o encontrar otras alternativas para el curso de la acción.

Idea 2. Existen diferentes niveles de reflexión en las prácticas de los maestros.

Todos los maestros reflexionan sobre lo que hacen y esas reflexiones tienen diferentes niveles de complejidad. En un nivel inicial el objetivo de esa reflexión suele estar centrado en la selección de las mejores estrategias y recursos didácticos para usar en la clase. En el segundo nivel  los maestros vuelven sobre lo que  han realizado, sobre las consecuencias de la implementación de las estrategias seleccionadas y la intención que tuvieron al hacerlo. Aquí se corre un peligro que es el de tomar una falsa salida reflexiva en la que se busca una explicación o una justificación para lo que se ha hecho y por lo tanto la práctica pedagógica continúa sin mayor transformación.

En un nivel más avanzado, los maestros revisan su acción, sus intenciones, los resultados obtenidos. Intentan obtener respuesta y explicaciones sobre lo que sucede y porqué sucede. Los resultados de esa reflexión los llevan a la acción, a la transformación, para conseguir otros resultados.

Idea 3. Algunas preguntas para generar una práctica pedagógica reflexiva.

La práctica pedagógica reflexiva aporta la posibilidad de hacer una pausa, de parar y observar, preguntarse y obtener ideas. Para catalizar una práctica pedagógica reflexiva podemos preguntarnos:

  • ¿Qué resultado obtuve y qué resultado quisiera obtener?
  • ¿Qué acciones planeé y qué otras acciones puedo planear?
  • ¿Para quiénes estoy planeando y ejecutando, a quiénes estoy dejando atrás?

Idea 4. Como aliada de la educación inclusiva, la práctica pedagógica reflexiva nos ayuda a conocer a nuestros estudiantes y a saber qué necesitan.

Un elemento central de la educación inclusiva es la diversidad, no la discapacidad ni las extintas necesidades educativas especiales. Todos los estudiantes son diferentes y necesitan diferentes tipos de apoyo y ajustes. La práctica pedagógica reflexiva nos ayuda a acercarnos y a conocer a nuestros estudiantes, a estar atentos a lo que requieren.

En esta nota de blog les contamos cómo pueden los maestros valorar pedagógicamente a sus estudiantes con los conocimientos y recursos disponibles. Click aquí para leer.

Idea 5. También debemos experimentar en nuestra práctica pedagógica para construir lo que los estudiantes necesitan.

Pero no basta saber que los estudiantes necesitan algo y ponerles categorías que resaltan la diferencia. Los estudiantes no son simplemente sujetos de necesidades. Esas necesidades deben dar paso a volver sobre lo que planeamos y ejecutamos y a revisar y experimentar qué podemos hacer diferente para dar respuesta a esas necesidades y eliminar las barreras que excluyen y ponen en riesgo a los estudiantes.

Al final, las prácticas pedagógicas reflexivas también deben llevarnos a la crítica, a revisar lo que es la escuela y proponer cambios. La educación inclusiva es un proceso inacabado de transformación, en ese sentido, no se trata solo de hacer ajustes a lo que hacen los maestros, esas transformaciones deben trascender el salón de clases y llevar a preguntarnos cómo es la escuela, por qué es así, cómo debería ser para que todos los estudiantes puedan estar, participar, sentir que pertenecen y lograr conocimientos significativos para su vida.

Rosa Bolívar / formadora de formadores

Lucas Correa / DescLAB


*Photo by Unsplush

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: